Villaflores se llenó de gente para observar las Perseidas Foto: J. Fraile.

Villaflores se llenó de gente para observar las Perseidas

En familia, en pareja o en grupo. Con cámara de fotos, con el perro, con tumbona o con manta. Con la cena preparada o con el botellón. De todas estas maneras y alguna más se organizaron los vecinos de Guadalajara que anoche escogieron el monte del Sotillo, en las cercanías del poblado de Villaflores para observar las Perseidas, o Lágrimas de San Lorenzo, la lluvia de estrellas más famosa que este año prometía ser más intensa que nunca, pero que al final no fue para tanto.

Más de cincuenta coches y alrededor de un centenar de personas se reunían anoche entorno al poblado de Villaflores, a 928 metros de altitud, donde todo era un ir y venir de coches por las distintas pistas de acceso tratando de buscar cada uno su hueco. El cielo estaba totalmente despejado y la media luna brillaba con intensidad, pero como la zona tiene poca contaminación lumínica, la cúpula celeste ofrecía un buen mapa estelar, cuando los coches decidían apagar los faros.

Hasta veinte estrellas fugaces en una hora aseguraban algunos que habían contabilizado, con mayor intensidad a partir de las dos de la madrugada, cuando muchos de los observadores comenzaban a retirarse.

Las Perseidas también se pueden contenplar esta madrugada, del viernes al sábado, en la que el Ayuntamiento de Yebes estrena un punto de Observación Astronómica que se ha instalado a la entrada del bosque de Valdenazar, en el núcleo de Valdeluz, equipado con cuatro plataformas fijas de madera con luz difusa para la colocación de telescopios.

Visto 2643 veces