Guadalajara es una de las provincias en las que se ha desarrollado esta operación contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual. Guadalajara es una de las provincias en las que se ha desarrollado esta operación contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual.

Desmantelan una rama de la mafia nigeriana en España liberando a 39 mujeres obligadas a ejercer la prostitución

La Guardia Civil, en colaboración con la  NAPTIP de Nigeria (National Agency for the Prohibition of Trafficking in Persons) y  la NCA Británica, en una investigación coordinada por EUROPOL, ha desarrollado la operación NANGA-PARBAT en las provincias de Vizcaya, Navarra, Cantabria, Madrid, Guadalajara, Toledo, Alicante, Málaga, Murcia,  Sevilla, Almería y Barcelona, contra la Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual, desmantelando la infraestructura en España de la organización criminal nigeriana relacionada con la EIYE CONFRATERNITY (La Confraternidad).

 
En la  operación han sido detenidas 89 personas, de las que a 58 se les imputan delitos de Organización Criminal, Trata de Seres Humanos y Blanqueo de Capitales. Han sido practicados 41 registros en las provincias de Vizcaya, Navarra, Cantabria, Madrid, Guadalajara, Toledo, Sevilla, Málaga, Murcia y Manchester (Reino Unido). De estos 58 detenidos, 43 han ingresado en prisión preventiva ante la gravedad de los hechos investigados.
 
Han sido liberadas 39 mujeres de nacionalidad nigeriana que estaban siendo explotadas sexualmente, 18 de las cuales relataron a los agentes las coacciones por el rito vudú al que eran sometidas desde su país de origen. En la localidad de Cuevas de Almanzora (Almería), las mujeres eran explotadas en el interior de casas-cueva, viviendo en unas condiciones de extrema precariedad. 
 
La operación se inició en Torrevieja (Alicante) a raíz de la denuncia de una de las víctimas, menor de edad, que relató a los agentes como había sido captada en Nigeria y tras someterla en su país de origen a ritos de  Vudú-Jujú, fue trasladada, vía Libia e Italia, hasta  España, lugar donde comenzó su explotación sexual.
 
Durante la investigación los agentes pudieron comprobar cómo la organización tenía bajo su control a numerosas mujeres ejerciendo la prostitución en condiciones inhumanas para saldar la deuda adquirida con la organización que oscilaba entorno a los 30.000 euros. 
 
Esta deuda corresponde a los gastos acumulados por el traslado a través de redes de inmigración irregular desde Nigeria hasta Europa, a través de la ruta Libia-Italia, de forma que todas estas mujeres, muy jóvenes e incluso menores de edad, eran tratadas como "mercancía" en un periplo que las llevaba desde Nigeria a Libia, recorriendo más de 4200 km por el continente africano. De las costas de Libia, vía marítima llegaban a Lampedusa (Italia), donde una vez en los campos de inmigrantes de dicha isla, eran recogidas por personas de la propia organización que las trasladaba a varios países europeos, entre ellos España. Llama la atención como este tipo de organizaciones criminales se sirve de la presencia activa en el panorama internacional de la delincuencia organizada en forma de redes de tráfico ilegal de inmigrantes.
 
Las mujeres eran controladas por las “madames”, de la misma nacionalidad, la mayoría reclutadas tras haber sido anteriormente explotadas en las mismas condiciones. 
 
Estas  ”madames” cobraban a las víctimas para saldar su propia deuda y se aseguraban de enviar a los líderes su parte de las ganancias, por lo que las deudas tardan varios años en saldarse. 
 

 

Visto 1438 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.