A finales del mes de marzo, la Policía Nacional registró dos robos con violencia e intimidación a repartidores de comida a domicilio. En las denuncias de las víctimas pudieron constatar que ambos hechos se habían cometido con dos días de diferencia y en la misma zona de la capital, según ha informado la Policía en nota de prensa.

En ambos casos, el presunto autor había encargado los pedidos y había dado como punto de entrega dos ubicaciones diferentes. Cuando los repartidores llegaban al lugar indicado, buscando los domicilios ficticios que les habían facilitado, eran abordados en la vía pública por un varón que les intimidaba con un arma blanca y se hacía con el pedido sin abonar el importe.

La investigación permitió a los agentes verificar que tras ambos robos se encontraba la misma persona, a quien ya le constaban antecedentes por hechos similares, que ha sido arrestada y puesta a disposición judicial.