El acusado del asesinato de Pioz pide perdón en el juicio y dice que le hubiera gustado evitar los asesinatos. El acusado del asesinato de Pioz pide perdón en el juicio y dice que le hubiera gustado evitar los asesinatos.

El asesino confeso de Pioz dice que "sabía lo que quería hacer pero no cómo debía pasar"

Patrick Nogueira, el asesino confeso de sus tíos y sus sobrinos en un chalet de Pioz  en agosto de 2016 ha pedido perdón a su familia por el cuádruple crimen, ha asegurado que le hubiera gustado evitarlo y ha dicho que tenía la "idea fija de hacerlo" pero que no sabía cómo. Nogueira, que ha comenzado a declarar este miércoles en el juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia Provincial de Guadalajara, ha dicho que solo respondería a las preguntas de su abogada y no lo haría ni a la fiscal ni a las acusaciones.

 "Me gustaría pedir perdón a mi familia. La única cosa que puedo hacer es pedir perdón. No puedo cambiar las cosas. Yo no he elegido funcionar de esta manera", ha señalado antes de someterse al interrogatorio de su defensa. Esposado, con una camisa azul, pantalón beige, gafas y muy cambiado respecto a las imágenes que se conocen de él, Nogueira ha reconocido que su infancia no fue buena, con burlas y acoso por parte de sus compañeros de colegio, y ha dicho que desde muy pronto empezó a beber, hasta el punto de considerarse un adicto a la bebida. 

El acusado ha narrado que tuvo una infancia difícil en la que los compañeros le acosaban e insultaban, ante lo que se "defendía de forma violenta".En cuanto a los asesinatos, el autor confeso ha asegurado que la mala relación con su tío derivó en esta situación, aunque cuando llegó a España sí existía buena relación con su familiar.Pero esta empeoró cuando, tras haberle ayudado con la manutención y los gastos de la familia, su tío le quitó dinero e incluso le amenazó con denunciarle ante extranjería.

El día de los crímenes, según la narración de Nogueira, comió con su tía y cuando se disponían a lavar los platos se enfadó abalanzándose sobre ella, por lo que ella le mordió y él la agredió con un cuchillo. Sobre la muerte de su tío, ha manifestado que, tras unos momentos de forcejeo en los que él se defendió, le apuñaló. "Sabía lo que quería hacer pero no cómo debía pasar”, ha señalado en relación a los asesinatos de sus tíos y primos y ha asegurado que le gustaría controlarse, porque es el motivo "de que haya tirado todo a la basura" y ha manifestado que aceptaría tomar algún tratamiento o fármaco para poder controlarse.

Por su parte, tanto el Ministerio Fiscal como las acusaciones han señalado las contradicciones con las cuatro declaraciones prestadas anteriormente ante la policía y el juez y han calificado la declaración de hoy como "dirigida" La fiscal alega premeditación Previamente al inicio de la declaración se ha conformado el jurado popular. El Ministerio Fiscal pide 20 años por cada una de las muertes de los dos adultos mientras que la defensa solicita penas de 25 años alegando atenuantes y las acusaciones particulares reclaman prisión permanente revisable por las cuatro muertes.

La fiscal jefe de la Audiencia de Guadalajara, Rocío Rojo, ha relatado al jurado los hechos de los que acusa al joven de nacionalidad brasileña que, según ha asegurado, actuó con premeditación y se jactó de sus crímenes.La fiscal ha negado que Nogueira actuara "por arrebato", como alega la defensa, y ha recordado que acudió a la vivienda donde se cometieron los crímenes equipado con armas y bolsas de basura.

"No es una idea que surja de repente", ha señalado.Según su alegato, Nogueira llevaba varios días "planificando fríamente" los asesinatos y cómo ocultar los cuerpos y ha resaltado que el acusado tenga una "amnesia parcial" al no recordar precisamente los momentos exactos en los que atacó a sus víctimas, por la espalda y sin que pudieran defenderse.

Además, Rojo ha advertido al jurado de la crudeza de las fotografías -que ha calificado de "terroríficas"- que verán durante el juicio y que Nogueira envió a un amigo en Brasil por WhatsApp mientras cometía los crímenes, acompañados de mensajes como el que textualmente decía: "Qué risa, los niños no corren cuando los voy a matar".Tras reiterar que no actuó por un arrebato, la fiscal ha resumido la acción de Nogueira como "fría, calculada y premeditada".

La Defensa, "tiene un daño cerebral"

La defensa del autor confeso determina en sus conclusiones que no cabe apreciar agravantes por la condición de las víctimas, y le considera autor de dos delitos de homicidio por las muertes de los dos adultos, por los que pide cinco años de prisión por cada uno de ellos; y dos delitos de asesinato por las muertes de los dos menores, por las que pide siete años y medio por cada una.La abogada que ejerce la defensa, Bárbara Royo, entiende que concurren atenuantes como no comprender la licitud del hecho, actuar por causas o estímulos poderosos de arrebato y obcecación, haber confesado antes de conocer el procedimiento o la dilación 'indebida' en el trámite del juicio.

"No es como ustedes, tiene un daño cerebral, una anomalía que le merma sus facultades", ha resaltado la letrada en su alocución, quien ha puntualizado que su intención es que Nogueira sea condenado, pero acorde con las circunstancias de su problema celebral, que debe considerarse como atenuando.Todas las acusaciones dan por acreditado que Nogueira descuartizó en dos partes los cuerpos de los dos adultos, que enfundó en varias bolsas de basura todos los cuerpos, que abandonó la vivienda a la mañana siguiente y que en días sucesivos se deshizo de las armas empleadas.

Visto 829 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.