Una parte del recubrimiento del techado de los soportales del Ayuntamiento de Guadalajara ha cedido esta mañana provocando un gran susto con la caída de cascotes al suelo entre los viandantes cercanos, sobre todo los que acudían en ese momento a las oficinas municipales del registro, más próximas a la zona del desprendimiento, aunque afortunadamente no hay que lamentar ningún herido.

Publicado en Sucesos