Cabañeros, un paisaje de raña y sierra

Cabañeros, un paisaje de raña y sierra

Cabañeros es mucho más que un parque nacional: es un lugar único en el mundo. Porque aquí sobrevive intacto el gran bosque mediterráneo de Europa, donde el visitante aún puede verse rodeado de la fauna ibérica más amenazada, y ver fósiles de más de 500 millones de años de antigüedad. Su excepcional conservación permite al visitante disfrutar de la gran reserva natural ibérica.

En su paisaje de "rañas" -llanuras- y bosque abierto viven grandes mamíferos como la cabra montés, el águila imperial ibérica y el buitre negro, además de el ciervo ibérico. Sus más de mil especies vegetales, sus fósiles del Ordovídico, y las cabañas de carboneros que dan nombre al parque son sólo una pequeña parte de su atractivo.

El Parque Nacional de Cabañeros se encuentra al noroeste de la provincia de Ciudad Real, ocupando una zona del suroeste de la provincia de Toledo. La carretera que lleva a la entrada del parque es la CM-4017. Desde Toledo se cogerá tras la CM-4013 y desde Ciudad Real será el desvío tras la CM-403.

Célebre por haber estado a punto de convertirse en campo de tiro, este parque refugio de grandes rapaces, cigüeñas negras y otras muchas especies en peligro de extinción es hoy uno de los rincones protegidos más valiosos de los Montes de Toledo, comarca situada en la submeseta meridional, en pleno centro de España, en las provincias de Ciudad Real y Toledo.

En 11 de julio de 1988, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha declaró a la finca de Cabañeros Parque Natural. El 28 de abril de 1995, las Cortes aprueban un proyecto del gobierno por el cual la finca de Cabañeros y parte de su entorno, con una extensión superior a las 40.000 hectáreas, es declarada Parque Nacional.

El plan de ordenación afecta a 90.611, hectáreas, e incluye a dos poblaciones enclavadas en la provincia de Toledo, Los Navalucillos y Hontanar y a cuatro situadas en Ciudad Real: Horcajo de los Montes, Retuerta del Bullaque, Alcoba de los Montes y Navas de Estena. No obstante esta división administrativa no debe ocultar que todos ellos pertenecen a una misma comarca natural, los Montes de Toledo.

Chozas de pastores

El Parque Nacional de Cabañeros debe su nombre a las chozas utilizadas tradicionalmente por pastores y carboneros como refugio temporal de sus labores en el campo. Estas cabañas de forma cónica se techaban utilizando vegetación del entorno y eran usadas por los pobladores de los Montes de Toledo. La extracción de carbón vegetal, el pastoreo y la agricultura fueron las principales actividades que se desarrollaron en el entorno de Cabañeros. Otras actividades tradicionales que se llevan a cabo son la apicultura y la extracción de corcho.

Dentro de la Red de 15 Parques Nacionales, Cabañeros representa sistemas naturales ligados al monte mediterráneo. Entre sus principales valores naturales están los bosques y matorrales mediterráneos, algunos enclaves relícticos de vegetación atlántica, bosques de ribera, turberas y herbazales, con la flora y fauna asociada a cada unos de estos ecosistemas, entre las que se encuentran algunas especies en peligro de extinción como el águila imperial ibérica.

El paisaje del Parque Nacional de Cabañeros presenta grandes contrastes y está estructurado en dos grandes unidades muy representativas de la zona de los Montes de Toledo:

La raña: es una gran llanura de aproximadamente 8.000 hectáreas de extensión situada en el sureste del Parque, cuyo origen es el relleno con materiales circundantes que se produjo hace unos 3 millones de años. En los años 60 se eliminó parte del bosque y el matorral que la cubría, para dedicarla a cultivos de cereal, y a partir de entonces se convirtió en el herbazal arbolado actual, con algunas zonas que conservan la vegetación original, como la denominada el “Mancho del Portugués” o algunos de los alrededores de la Colada de Navalrincón.

Las sierras: son las zonas de relieve montañoso correspondientes al norte, el centro y el oeste del Parque, y ocupan la mayor parte de su superficie, oscilando su altura entre los 650 y los 1448 metros de su cumbre más elevada, el Rocigalgo. Se encuentran cubiertas de bosques y matorrales, y en ellas también pueden observarse pedrizas descubiertas de vegetación. Los bosques más abundantes son los encinares, alcornocales, quejigares, rebollares, y de ribera alrededor de los cursos fluviales. El matorral más abundante es el jaral-brezal.

Buitre negro y águila imperial

Respecto a la fauna en el monte, en Cabañeros está uno de los núcleos de cría más importante del mundo de buitre negro. Ligados a los bosques de encinas, quejigos y alcornoques se encuentran muchas especies forestales, como el águila imperial ibérica, en peligro de extinción y con tres parejas nidificantes en el Parque Nacional, el águila culebrera, el águila calzada, el gavilán y la cigüeña negra.

En los arroyos de la sierra destacan peces como el cacho, el calandino, el jarabugo (en peligro de extinción), la colmilleja, la boga, la pardilla y el barbo cabecicorto; anfibios como el tritón ibérico; y reptiles como el galápago europeo y el lagarto verdinegro. 

parque-nacional-de-cabaneros-1


Centros de visitantes

Centro de Visitantes de Casa Palillos. Imprescindible para visitar el parque, y muy recomendado para observación de su fauna. Proporciona información completa sobre la visita: itinerarios de uso público, fauna y flora interesante en cada estación del año. Además, información turística de la comarca. Dispone de aparcamiento, servicios, y área de picnic. Acceso desde la CM-403, a cinco kilómetros de Pueblo Nuevo del Bullaque, dirección a Santa Quiteria. Horario: abierto todos los días, octubre-mayo de 9 a 19 h., junio-septiembre hasta las 21 h. Teléfono 926 78 32 97.

Centro de Interpretación Torre de Abraham. Centro de visitantes junto al embalse, con exposición sobre la fauna y flora del parque asociada al bosque de ribera, y un magnífico mirador sobre el embalse. Área recreativa con mesas y columpios, aparcamientos y servicios. Senda botánica sobre pasarelas para disfrutar del cauce fluvial del río Bullaque. Apta para personas con movilidad reducida. Horario: abierto todos los días, octubre-mayo de 9 a 19 h., junio-septiembre hasta las 20 h. Ubicado en la CM-403, junto al pantano de la Torre de Abraham.

Observatorio de las Cigüeñas. Desde aquí puede contemplarse una gran colonia de cigüeña blanca, con grullas en temporada de paso, y para la berrea de los ciervos en otoño.Ubicado en la carretera de Pueblonuevo del Bullaque a Santa Quiteria, a 3 km. del Centro de Visitantes de Casa Palillos. Acceso libre y gratuito.

Centro de reservas para visitas en todoterreno. En Horcajo de los Montes, Ciudad Real, y llamando al teléfono 926 77 53 84, podremos reservar visitas en 4x4 al parque.

Punto de información en Navas de Estena. Información sobre el parque y oficina de información turística del Ayuntamiento de Navas del Estena. Con exposición histórica sobre el bandolerismo en la zona. Horario: de lunes a viernes de 9 a 13 h. y de 16 a 20 h., sábados y domingos de 9 a 15 h.

Zooramaen Retuerta del Bullaque. Imprescindible su exposición sobre los animales que viven en el parque. Acceso libre y gratuito, horario:  junio-septiembre 10 a 14 y 16 a 20, octubre-mayo 9 a 14 y 15 a 18 h.

Para conocer más a través de la red:

http://www.magrama.gob.es/es/red-parques-nacionales/nuestros-parques/cabaneros/valores-naturales/default.aspx
http://www.turismocastillalamancha.es/naturaleza/parque-nacional-de-cabaneros-en-toledo-60271/visita/

Visto 6344 veces