Bodega Finca Río Negro en Cogolludo, Guadalajara Bodega Finca Río Negro en Cogolludo, Guadalajara

Enoturismo en la naturaleza, cata y aperitivo al aire libre

Finca Río Negro ofrece planes de enoturismo en un entorno único: redescubrir la provincia de Guadalajara, pasear por sus viñedos situados junto al Parque Natural Sierra Norte de Guadalajara, conocer el proceso de elaboración de uno de los vinos más particulares de España o participar en una cata al aire libre.

Enoturismo en la naturaleza, cata y aperitivo al aire libre. A sólo 50 kilómetros de pueblos como Sigüenza, Alcuneza y próximo a Cogolludo, la Bodega Finca Río Negro está situada en un entorno único, en pleno sistema central y junto a la cuenca del Río Henares. Más de 600 hectáreas de bosques, especies autóctonas y viñedos para disfrutar al aire libre.

La Bodega ofrece planes para toda la familia que invitan a descubrir del proceso de elaboración del vino desde la cepa hasta su degustación. Propuestas como recorrer los viñedos, visitar la Bodega –construida según el modo tradicional, integrada en el paisaje de la Arquitectura Negra que predomina en la zona– y finalizar con una cata de sus vinos y aperitivo al aire libre. Todo ello, siguiendo las medidas de protección y seguridad.

Finca Río Negro elabora vinos de altura en uno de los terruños más elevados desde el centro peninsular hasta el norte de Europa –a 1.000 metros–. Una Bodega aislada debido a la lejanía del viñedo a cualquier otro, con una ubicación única que desafía los límites tradicionales del cultivo de la vid y da como resultado, vinos únicos y reconocidos internacionalmente con Medalla de Oro en el concurso Mundus Vini o en publicaciones como James Suckling, Wine Enthusiast o la Guía Peñin.

Al frente de la Bodega está la familia Fuentes. Desde hace más de dos décadas trabajan por recuperar la tradición de vinícola y vitivinícola de Cogolludo. Con su visión propia de elaborar Vinos de Finca, consiguen producir un blanco y tintos reconocidos internacionalmente.

Visita a Cogolludo

Y aprovechando este desplazamiento para el esoterismo en Guadalajara recomendamos una visita a Cogolludo, el municipio que alberga esta bodega, ubicado en un pequeño cerro desde el que se contemplan bellas panorámicas de las terrazas de la Vega del Henares, al llegar a Cogolludo salta a primera vista la extraordinaria belleza y elegancia de su Palacio Ducal, renacentista, del siglo XV. Su construcción comenzó entre los años 1488-1489 y finalizó en 1492. El palacio fue mandado construir por la familia de Medinaceli y es el primero que rompe con la anterior tipología concibiéndose como un edificio puramente renacentista.

Otra visita que no puedes perderte es su Plaza Mayor, del siglo XV y la Iglesia Parroquial de Santa María, edificio de la primera mitad del siglo XVI, que se levanta en la parte más elevada de la villa, al pie del castillo.

 

Visto 488 veces