Fiesta del Niño Perdido en Valdenuño

El objetivo de la ruta que proponemos para este fin de semana no es otro que parar el coche en Valdenuño Fernández, localidad de olivares y secano y situada en la ancha rambla que va a dar al valle de Torote, tributario del Henares. Para llegar hasta allí, cogemos la carretera que llega hasta Marchamalo, a sólo cuatro kilómetros.

En esta localidad, sobresale la iglesia parroquial, dedicada a la Santa Cruz. Data del siglo XVI y fue construida por el famoso maestro cantero de Guadalajara, Pedro de Medinilla. Dejando atrás Marchamalo y Usanos, barrio anexionado de Guadalajara, llegamos a Fuentelahiguera de Albatages, que presenta todavía algunos curiosos ejemplos de arquitectura popular, en la que predominan el ladrillo, el sillarejo de canto rodado, el barro y el adobe.

Su casa-ayuntamiento tiene una bella torre con campanario de hierro, que data de principios del siglo XX.Además, el visitante puede contemplar la iglesia de San Andrés, del siglo XVII. El edificio, de ladrillo y sillarejo, alberga un Cristo tallado en marfil, sobre un enorme colmillo de elefante, de tradición filipina, del siglo XVIII. Así, topamos con la localidad de Viñuelas. Digna es de ver la iglesia parroquial, edificio de piedra, de sencilla arquitectura y muros de mampostería, sillarejo de piedras rodadas y guijarro, con hiiladas entremezcladas de ladrillo. Su interior, vacío de retablos y de imágenes desde la Guerra Civil española, alberga un artesonado de madera y de tradición mudéjar, que cubre la bóveda del templo. Lo más preciado es una joya de orfebrería: un caliz, plateresco, de plata, adornado con frutas, animales, cartelas, grutescos y cuatro medallones, con cuatro cabezas de apóstoles. Una obra que el artista Juan Francisco creó en el siglo XVI. Desde Viñuelas, se coge el desvío hacia Valdenuño Fernández, que este fin de semana acoge la fiesta del Niño Perdido.

PARA NO PERDERSE Cómo llegar: Desde Guadalajara, se coge la carretera que va a Marchamalo. Pasando Usanos y Fuentelahiguera, el visitante llegará hasta Viñuelas. Desde allí, se coge el desvío hacia Valdenuño Fernández. Viñuelas se convierte en núcleo fundamental desde donde parten varios caminos. Hacia el norte, se puede visitar, además, Cubillo de Uceda, Casa de Uceda o Uceda.

Gastronomía: La Campiña es excelente productora de espárragos verdes que llegan a la restauración en cientos de recetas, pero que preferiblemente, por su calidad, se deben probar de la manera más sencilla, con una pizca de sal y a la plancha. También se producen en la zona excelentes legumbres, siendo la judía, tanto con liebre, como con morro de cerdo o en "empedrado" uno de los platos más tradicionales. Propios de estas tierras son también las truchas, el chorizo a la olla, los cangrejos o la codorniz en funda.

Visto 3662 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.