La picota de  Fuentenovilla, símbolo de una villa

La picota de Fuentenovilla, símbolo de una villa

Situada en lo que fue Camino Real desde Cuenca y Huete hacia Alcalá y Madrid, tras la reconquista de la Alcarria, Fuentenovilla, que es villa desde 1772, conserva una de las más bellas picotas de Guadalajara, de las más de cuarenta que todavía existen, pues el rollo o la picota sólo podía ser levantado en lugares que tuvieran la categoría de villa, por lo que necesitaban autorización real para ello. La declaración de villazgo suponía que la población tenía capacidad para administar justicia allí mismo y eso simbolizaba la picota ubicada en la plaza principal.

Realizada en la segunda mitad del siglo XVI, la picota de Fuentenovilla pertenece a la época Renacentista. 

Sobre una serie de gradas de piedra y encima de un grueso pedestal se levanta una esbelta columna en la cual pueden distinguirse diversos elementos. Su primer tercio es cilíndrico, después una pequeña moldura da paso a un friso con decoración vegetal para continuar con un fuste acanalado. La columna se remata con un capitel corintio en cuyas esquinas hay cuatro grandes carátulas y cabezas leoninas, sobre éstas se levantan un ábaco y cornisa intermedios que sustentan un templete abalaustrado rematado por un capitel piramidal de dos cuerpos, con decoración de escamas y rematado por una cruz de hierro.


En 1989 se inicia el expediente para declarara a  la Picota de Fuentenovilla como bien de interés cultural con la categoría de monumento.

Menos visible que la picota, pero más cantarinas y dignas de visitar, son esas fuentes que dan nombre propio al municipio.

Curiosos nombres para esas fuentes y manantiales que en Fuentenovilla brotan por cualquier rincón como la fuente del Sapillo, del Piñon, de la Perdiz, Nueva, de la Atalaya, de la Cañada Rica, de Hernando, de Juan el Mozo, del Olmo, del Juaniquillo, de la Valdelesma, del Puerco, de los Acarreadores, de la Parrilla Vieja, de la Parrilla Nueva, del Sangrero de Torrejón, del Terreno, del Caracol, del Oso, de los Borricos, de Santa María y de la Veguilla.

Destaca entre todas la fuente de Abajo o de los pilares.Se trata de un conjunto formado por arca, fuente y pilares. Adosada a la fuente está el arca de piedra labrada con estructura cuadrangular, rematada en una cubierta de forma piramidal.

El muro de la fuente posee dos caños con figuras desgastadas que no podemos ver de que se tratan, posiblemente fueran dos cabezas de leones. En el centro del muro aparece una imagen de una mujer o diosa, y encima se encuentra un escudo tallado en piedra, muy deteriorado. Se trata de las armas de los López de Mendoza, marqueses de Mondéjar. Es un escudo español, cuartelado en sotuer primero y cuarto banda fileteada, segundo y tercero repartida la leyenda Ave Maria Gratia Plena. Adornado a su alrededor sin verse hoy en día en que consiste los roleos. Mientras que la lápida representa a una ninfa o diosa del agua de la mitología clásica. Hace referencia a una divinidad de las aguas dulces.

El agua de los caños vierte en un pilar rectangular. En este conjunto también se incluye un lavadero, obra ya del siglo XVIII, que en tiempos pasados era lugar de reunión de las mujeres del pueblos…

Y no hay que irse de Fuentenovilla sin echar una vista al ayuntamiento, construido entre 1750 y 1760, durante el reinado de Carlos III. Tiene una torre sobre la que se asienta un vistosos carrillón para el reloj municipal, que fue instalado a principios de abril de 1900, siendo Alcalde de la real villa Eduardo Gómez.

Visto 4174 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.