Imprimir esta página
En los límites de la Sierra Norte de Guadalajara pero muy cerca de la provincia de Madrid, se puede encontrar esta joya, que modelada por la fuerza del agua y del viento En los límites de la Sierra Norte de Guadalajara pero muy cerca de la provincia de Madrid, se puede encontrar esta joya, que modelada por la fuerza del agua y del viento

Las Chimeneas de Hadas, un espacio mágico en Valdepeñas de la Sierra

La geomorfología y sus efectos sobre el terreno durante cientos o miles de años dan lugar a paisajes tan originales como son las chimeneas de hadas. Este singular paraje puede recordar a otros enclaves parecidos de la geografía peninsular, como son el desierto de Las Bárdenas Reales en Navarra, o Las Médulas en León. Aunque estos últimos se hayan formado mediante procesos diferentes. Es responsabilidad de todos conservar además de los distintos elementos del medio natural, el patrimonio paisajístico de la geografía de la Sierra Norte de Guadalajara.

En los límites de la Sierra Norte de Guadalajara pero muy cerca de la provincia de Madrid, se puede encontrar esta joya, que modelada por la fuerza del agua y del viento, ha labrado el medio físico de este peculiar paraje. Quizás la cercanía de la capital fomente principalmente la visita del turista madrileño, pero no ha de pasar desapercibido a la población de la región.

También se ubican otros espacios de interés en el entorno cercano, pero si la intención es visitar únicamente las “cárcavas o chimeneas de hadas”, lo mejor es acceder desde la presa del Pontón de la Oliva. Se trata del límite provincial que en este lugar está definido por el río Lozoya. Desde aquí solo hay un kilómetro de distancia, y aunque requiere salvar cierto desnivel, la senda que conduce al destino es bastante asequible para cualquier visitante.

Durante el ascenso para descubrir este peculiar rincón, se puede comprobar como un interesante matorral formado por jaras pringosas (Cistus ladanifer) y diversas especies de aromáticas como son el cantueso (Lavandula pedunculata), el tomillo (Thymus vulgaris), la mejorana (Thymus mastichina), hacen más llevadero el esfuerzo con sus diversos y agradables aromas. Sin duda la primavera es el mejor momento para realizar esta visita, y convertirla en toda una experiencia para los sentidos.

Desde el inicio ya se observan el color rojizo del terreno, formado principalmente por arcillas compuestas de materiales de diversa consistencia. Esto hace que el terreno se muestre más vulnerable a la erosión hídrica o laminar producida por el agua de las precipitaciones, manifestándose de distinta manera en el paisaje. Este factor combinado con una pendiente elevada, dan lugar a la formación de arroyos que se abren camino en la línea de máxima pendiente. El resultado se muestra en el paisaje en forma de cárcavas “vivas o dinámicas”, que producen cambios  constantes en lugares como éste, y dan lugar a formas caprichosas semejantes a chimeneas.

En áreas como esta se puede hablar del fenómeno de la “erosión remontante” o mecanismo por el cual, la propagación de la erosión se dirige hacia la parte alta de los barrancos y no al revés, consiguiendo incluso una expansión en las cuencas hidrográficas.

No hay que olvidar que debido a las especiales características del terreno, que lo convierten en vulnerable a la acción antrópica, no hay que salir de los senderos para evitar el deterioro del entorno. Desde ADEL Sierra Norte se promociona el turismo siempre anteponiendo el respeto y las buenas prácticas en el medio natural.

Valdepeñas de la Sierra es una localidad y municipio de la provincia de Guadalajara, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. La localidad se halla a una altitud de 906 msnm y, en 2013, tenía una población de 200 habitantes.

Situado en la Sierra Norte de Guadalajara, 40 km² de los 70 km² de la extensión de la extensión municipal figuran dentro de los límites del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Además, el río Jarama fluye por la parte sur del término.

Entre los lugares de interés del municipio destacan la iglesia de la Purificación, de estilo gótico y construida en ladrillo y mampostería; y la ermita de la Soledad, que fue construida en el siglo XVI en estilo renacentista.

Visto 1315 veces

Artículos relacionados