En 1985, un grupo de chavales y mozos volvía a salir a las calles de Almiruete para celebrar el carnaval. Hace más de treinta años, por tanto, se recuperaba esta tradición arraigada que generaciones pasadas habían representado durante casi diez siglos y que nunca se debió perder. Es una fiesta llena de sentimiento para sus vecinos, porque representa la forma de vida de quienes les precedieron.

Publicado en Rutas